Imágenes Satelitales Landsat

Departamento Confluencia

Los Barreales - Mari Menuco

Desplazar el mouse sobre la imagen para aumentar tamaño

 

Descripción de la imagen

La imagen corresponde a la zona de los lagos Barreales y Mari Menuco, ubicados al noroeste de la ciudad capital de provincia. En la imagen aparece un tramo del río Neuquén kilómetros antes de su confluencia con el Río Negro. La dirección del curso fluvial, proveniente del norte del territorio provincial, se puede apreciar en la imagen de izquierda a derecha. Considerando esto, llama particularmente la atención el gradual aumento en la densidad de la tonalidad azul que caracteriza a las masas de agua. En este aspecto, el tratamiento digital de imágenes adquiere especial importancia, ya que nos permite inferir en la carga de sedimentos finos que trasporta el río. Ese cambio de tonalidades indica su progresiva disminución por depositación a medida que atraviesa ambos embalses.

La escasa presencia de vegetación en la mayor parte del territorio nos permite inferir en la existencia de un clima con escasas precipitaciones. Por la presencia predominante de cárcavas o pequeños cañadones y áreas disectadas, es posible afirmar el alto potencial de las lluvias cuando estas tienen ocurrencia, lo cual asociado a la escasa cobertura vegetal, notamos que deja importantes cicatrices en el terreno.

Las especies vegetales de mayor tamaño se encuentran concentradas en cercanías del río, cuestión asociada a una de las actividades económicas predominantes en esta región, como es el cultivo frutícola. La presencia de vegetación en forma delimitada en parcelas de explotación fuera del ámbito predominante de los cultivos (sector derecho superior de la imagen) indica la presencia de una de las grandes empresas de producción frutícola que con la intención de una mayor producción, ha intentado readaptar el suelo de la meseta desatando importantes conflictos ambientales en la zona.

Otra de las actividades productivas que se desarrollan en esta zona de la provincia es la explotación carburífera. Con esos fines, el hombre ha dejado su impronta en el paisaje con la construcción de picadas y caminos (que se aprecian en la imagen en forma lineal y con tonalidades blancas). La vegetación natural, que cumple una función importante para la infiltración del agua en el suelo, se ha visto seriamente disminuida. En el abandono de los pozos de explotación (que se aprecian en forma puntual) no se considera la reimplantación de especias autóctonas. Así, se desata un mecanismo que termina por alterar todas las condiciones de equilibrio de este ambiente árido.