Imágenes Satelitales Landsat

Departamento Huiliches

Lago Huechulafquen

 

Descripción de la imagen

La cuenca del Lago Huechulafquen se encuentra en los Andes Patagónicos, provincia de Neuquén, en el norte de la Patagonia Argentina. En la boca del lago Huechulafquen nace el río Chimehuin que aporta sus aguas al río Collón Curá y éste al río Limay, que confluye con el Neuquén para dar nacimiento al río Negro, que desde sus nacientes hasta su desembocadura recorre todo el norte de la Patagonia, -cordillera, meseta y costa- desembocando en el Océano Atlántico. En la subcuenca del río Chimehuin la población más destacada y cercana, al río y al Lago, es Junín de Los Andes, una pequeña comunidad agrícola-ganadera típica de nuestra cordillera. Es famosa como centro de pesca, visitada por pescadores deportivos de todo el mundo. Los alrededores del pueblo ofrecen un paisaje que muestra rincones pedregosos y multicolores que, con pequeñas curvas de ríos y arroyos enclavados en medio de altas montañas y valles estrechos proporcionan un gran atractivo turístico.

El sistema de los Andes Patagónicos, se originó en la era terciaria, surgido de grandes movimientos tectónicos, acompañado de intensas efusiones volcánicas. El modelador principal del paisaje ha sido la acción glaciaria y en menor medida la actividad volcánica. Debido a esto las principales geoformas son las características de la acción de los glaciares: valles en artesas, lagos en rosario, circos, morenas, etc. El principal componente del clima en la región es el flujo de los vientos del oeste, predominantes, cuya carga de humedad es obtenida sobre el Océano Pacífico. Al llegar a la cordillera la masa de aire tiene un ascenso orográfico, produciéndose su enfriamiento y condensación, lo que genera precipitaciones de hasta 5000 milímetros anuales en las altas cumbres. El régimen de precipitaciones es invernal, y responde a dos gradientes: uno altitudinal y otro oeste-este, por lo que las altas cumbres al oeste son las que reciben más precipitaciones, con una porción muy importante de nevadas desde los 1000 m.s.n.m. La vegetación es un excelente indicador de esta brusca disminución de las precipitaciones, encontrándose, de oeste a este, bosques hidrófilos, bosques mesófilos y estepas. La vegetación dominante son bosques caducifolios y bosques perennifolios, encontrándose además matorrales, praderas y tundras. Algunas especies características son: el Nire y la Lenga, en las zonas de mayor humedad se puede encontrar Raulí y Roble Pellín, también encontramos Radal, Maniú, Maitén, Palo Piche y otros. En los claros del bosque es posible encontrar praderas de gramíneas.

Con respecto al uso y manejo, la cuenca ha estado sometida a distintas actividades humanas. Sus primeros ocupantes fueron los Tehuelches, luego los Mapuches, y finalmente el hombre blanco, quienes han desarrollado fundamentalmente tareas agrícolas-ganaderas provocando distintos grado de impacto ambiental. Esto se aprecia principalmente en áreas de estepa, con importantes síntomas de degradación de las especies graminosas y arbustivas, que han sido reemplazadas por otras especies como el Neneo. La desprotección del suelo provocada por la disminución de la cobertura vegetal a partir del sobrepastoreo, acelera los procesos de desertificación del área. Otra problemática importante en el área es la ocurrencia de incendios forestales tanto en bosques como en matorrales, modificando las condiciones ambientales.

Lic. Griselda Ostertag
Centro de Pronósticos Patagónicos -CEPROPA-
cepropa@speedy.com.ar