Imágenes Satelitales Landsat

Departamento Zapala

Barda Negra

Desplazar el mouse sobre la imagen para aumentar tamaño

 

Descripción de la imagen

La meseta de Barda Negra, que cubre la mayor parte de la superficie de la imagen, se encuentra localizada a 20km aproximadamente de la ciudad de Zapala, punto nodal donde confluyen las rutas nacionales 40 y 22 y un abanico de caminos provinciales que acceden a la zona andina.

Se la distingue por el tono oscuro, la superficie mayormente plana y bordes nítidos que enlazan con escarpas de importantes dimensiones y fuerte pendiente que muestran el espesor de la cubierta basáltica. Esto permite inferir una posición elevada con respecto al ambiente circundante.

Constituye, por lo tanto, un claro ejemplo de inversión de relieve Originariamente, luego de una erupción volcánica, las coladas lávicas ocuparon o se derramaron en valles fluviales pre-existentes Posteriormente las corrientes fluviales que ocupaban estos valles, se encauzaron en los laterales de las coladas erosionando el relieve no protegido por la cubierta basáltica originando así, un lento proceso de inversión del relieve quedando los escoriales como áreas mesetiformes, es decir, posiciones elevadas del paisaje. El tono rojizo que se observa en la periferia de la meseta se corresponde con vertientes o mallines –término local con el que se designa a la comunidad integrada por junquillos, llaretas, festuca y trébol que ofrece un elevado grado de cobertura del suelo, razón por lo cual congrega una mayor densidad ganadera que el entorno.

Cabe recordar que las mesetas constituyen unidades de importancia fundamental en lo que hace a los procesos de infiltración. El agrietamiento de la lava debido al diaclasamiento por enfriamiento y el carácter, en varios casos, impermeable del sustrato son factores fundamentales en el desarrollo de una capa acuífera sub-basáltica que favorece la presencia de vertientes en el contorno de las mismas.

Además, sobre la superficie de la meseta se advierte un bajo de diámetro considerable y otros de menor tamaño. Sobre el origen de los mismos existen varias interpretaciones las que deberían ser corroboradas en trabajos de campo. Una de ellas los vincula a fenómenos de desplomes de túneles de lava. Otra de la hipótesis relaciona estos bajos con la presencia de elevaciones del relieve pre-basáltico que no fueron cubiertas por la lava. La posterior erosión llevó progresivamente a la formación de estas concavidades La ampliación posterior es resultado de la acción combinada de varios procesos tales como meteorización, deflación, remoción en masa, etc.

El aspecto irregular que se observa a lo largo de la escarpa en los márgenes de la meseta, denota la presencia de bloques desplazados por procesos gravitacionales del tipo asentamiento rotacional -Fig.1-. En estos la masa rocosa se moviliza a partir de una superficie curva y como consecuencia el bloque se inclina hacia atrás de manera que la “nariz” se dirige hacia arriba.

El bandeado que se observa sobre la superficie de la meseta permite inferir la presencia de rasgos de acumulaciones eólicas mientras que los tonos claros, presentes en las zonas más bajas, indican la presencia de sedimentos modernos.

Lic. Olga Capua
Cátedras: Geomorfología y Sistemas Naturales