Imágenes Satelitales Landsat

Departamento Zapala

Laguna Blanca

Desplazar el mouse sobre la imagen para aumentar tamaño

 

Descripción de la imagen

La imagen pertenece a una porción del territorio del Departamento Zapala, donde se encuentra el Parque Nacional Laguna Blanca. Se accede a él por la ruta provincial Nº 46, recorriendo unos 30 Km. desde la localidad de Zapala. El Parque fue creado el 31 de Mayo del año 1940 persiguiendo un firme objetivo de preservación del ambiente, y especialmente, por ser uno de los lugares mas importantes de nidificación del Cisne de Cuello Negro -Cygnus melancoryphus-. Ha sido reconocido a nivel internacional como sitio Ramsar, categoría que a través de un Tratado Intergubernamental (creado en la Convención sobre los Humedales realizada en Irán en 1971), tiene como misión la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales, nacionales y la cooperación internacional, contribuyendo al logro de un desarrollo sostenible de los humedales en todo el mundo.

En cifras, Laguna Blanca posee 11.250 hectáreas, de las cuales 8.250 corresponden a la categoría de Parque Nacional y 3.000 a la de Reserva Nacional (categoría que considera la realización de actividades humanas con fines específicos dentro de un Parque Nacional), considerándose en esta última a la ganadería extensiva como la actividad antrópica de mayor participación. Laguna Blanca pertenece a la provincia fitogeográfica Patagónica, Distrito Occidental (dominio andino patagónico), que en nuestro país se extiende desde el norte de Neuquén hasta el noroeste de Santa Cruz, limitada entre la provincia del monte y la subantártica.

Se trata de un área de transición entre los ambientes húmedos cordilleranos y los ambientes semi-áridos del Este. En la zona domina el clima seco y árido, con vientos predominantes del oeste que ejercen gran influencia en la geomorfología del lugar y en la fisonomía de la vegetación. Estos vientos desprovistos de humedad, característicos de toda la Patagonia extra-andina, condicionan el tipo de vegetación que se adapta a la rigurosidad del clima desarrollando formas y tamaños resistentes a los fuertes vientos, a la nieve y a la escasez de agua.

La estepa arbustiva impera en esta micro-región, en la que predominan arbustos xerófilos con abundantes espinas y profundas raíces. En áreas de mayores alturas se encuentran especies de la estepa arbustiva con particularidades diferentes producto del gradiente altitudinal. Cubriendo una menor superficie y en forma discontinua aparece la estepa herbácea constituida por pequeñas plantas anuales y algunas gramíneas perennes. El porcentaje de suelo desnudo en la estepa arbustiva varía entre el 40% y el 60% según la época del año, mientras que en la estepa herbácea llega a alcanzar el 70%, factor asociado al pastoreo excesivo. Pese a las condiciones generales de escasez de agua, es posible encontrar en el paisaje pequeñas “islas” de vegetación hidrófila y mesófita, localmente denominados mallines o vegas. Son sitios en los que el agua permanece en el horizonte del suelo en forma permanente, dando lugar a la formación de abundante materia orgánica y alta densidad de individuos de especies vegetales. La vegetación en los mallines se ordena en forma de perímetros concéntricos de acuerdo el gradiente de humedad. Debe tenerse en cuenta además de la singularidad de la vegetación en áreas de mallín, estos cumplen una importante función en la regulación de los sistemas hídricos. Los caudales que ingresan, son almacenados y retenidos por un tiempo (dependiendo de la capacidad del mallín) y luego son erogados con un caudal regulado, dependiendo la estación del año. Los mallines evitan las crecidas extraordinarias de los cursos de agua, minimizan la erosión aguas abajo y aseguran la provisión de agua durante todo o gran parte del año.

La composición de colores seleccionada para este paisaje permite observar claramente distintos ambientes naturales como:
· El cuerpo principal de agua que da nombre al parque, en tonalidad azul oscuro a negro, que ocupa una superficie de 1700 hectáreas y posee 10 metros de profundidad máxima.

· Numerosas lagunas menores en tonos negros y azul oscuro. La Laguna Verde, que aparece en la imagen del mismo color, alimenta al cuerpo principal de agua por el norte, con una alta carga de sedimentos. Otras son la laguna Menor, laguna Jabón y laguna Batea.

· Volcanes de baja altura, cuyos cráteres se aprecian en la imagen en tonalidad ocre y con una clara forma circular. Entre ellos se pueden mencionar el Mellizo Sud (1.748 m.s.n.m), el volcán De la Laguna (1.459 m.s.n.m.) y los volcanes Pichi Ñireco y Morado, que si bien no se encuentran dentro del ejido del área protegida pertenecen a la misma unidad geológica.

· Planicies de lava, producto de efusiones volcánicas de fines del terciario y principios del cuaternario, en tonos ocres oscuros y ocupando una importante superficie. Estos “mantos” de lava han cubierto el paisaje de forma tal que en algunos sectores han alterado la red de drenaje, y por consiguiente la morfología general.

· Mallines, mostrándose la vegetación en la imagen en coloración rojiza. Se encuentran dentro del Parque en proximidades de los arroyo Del Llano Blanco y Pichi Ñireco, como así también en los bordes de la laguna principal y de las lagunas menores.

Todo este complejo ecosistema es el soporte físico de diversas especies de la fauna patagónica, siendo las aves las especies más representativas del Parque. Las especies que se pueden encontrar son: el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus), el Pato Pico Cuchara (Anas platalea), las Gallaretas (Fulica spp.), el Cauquén cabeza colorada (Chloepaga rubidiceps), el Pato Overo (Anas sibilatrix), el Flamenco Austral (Phoenicopterus chilensis), el Pato zambullidor grande (Oxyura ferruginea), la Gaviota cocinera (Larus dominicanus), el Capucho pardo (Larus maculipennis) y el Chorlo doble collar (Charadrius falklandicus). Estas especies se distribuyen en las zonas bajas protegidas del viento y en los sectores cercanos a las costas de los numerosos cuerpos de agua donde prolifera su sustento alimenticio principal.

De las especies de fauna es posible encontrar también el Choique o ñandú petiso (Pterocnemia pennata), aunque no en cercanía de las lagunas ya que no dependen de ellas para su subsistencia. Se han registrado además alrededor de doce especies de reptiles, mamíferos como la conocida liebre europea (Lepus europaeus) y anfibios en forma abundante, siendo dos especies endémicas: Atelognathus patagonicus (Rana Acuática Patagónica) y A. praebasalticus. No existen peces nativos en la laguna. Sin embargo, en la actualidad hay tres especies introducidas: la trucha arco-iris (Oncorhynchus mykiis), la trucha marrón (Salmo trutta) y la perca bocona (Percichthys colhuapiensis), que se cree han sido la causa de la merma en la población de las aves.

Romina Solorza – Ana Paula Salcedo
Extracto del trabajo de investigación
“Diagnóstico geosistémico y propuesta de revalorización del Parque Nacional Laguna Blanca”
presentado en el Seminario Uso y Conservación de Tierras,
correspondiente al 5º año de la carrera Licenciatura en Geografía. Octubre de 2006.